Home » Puertas automáticas » ¿Qué mantenimiento debo dar a mi puerta enrollable?

¿Qué mantenimiento debo dar a mi puerta enrollable?

Publicado en: Puertas automáticas 0

Dependiendo del modelo de cierre enrollable que tengamos en nuestra puerta, deberemos dedicarle un mantenimiento constante que nos evite costosas reparaciones. Además, ya por mera seguridad, es importante revisarla para comprobar que todos sus componentes siguen en buen estado. Pero si somos inexpertos tal vez no sepamos ni qué mirar o cómo comprobar su óptimo funcionamiento. Es cierto que hay infinidad de cosas que podemos hacer nosotros mismos para mantener nuestra puerta enrollable, y ahorrarnos en servicios externos, pero si estas puertas son una de tus asignaturas pendientes presta atención a nuestros consejos.

No debes preocuparte en exceso por el motor de las puertas enrollables ya que no necesita mantenimiento. Cuenta con lubricación interna y la correa dentada que lo hace efectivo no requiere esa atención. Sin embargo, sí debemos observar que el eje de enrollamiento se encuentre en buen estado, evitaremos accidentes y roturas futuras.

Debes saber que las averías más normales en las puertas enrollables se localizan en el cuadro de maniobra y en los mandos automáticos. Pero hay otras anomalías que podemos detectar con un poco de atención. Por ejemplo, una muy usual: si la puerta está más baja por uno de sus lados puede ser problema de muelles. Habrá que comprobar el muelle que se encuentra más bajo y comprobar su estado y posibles problemas. Puede que haya un exceso de grasa en las guías, con suciedad pegada, que pueda estar bloqueando su deslizamiento. Debemos revisar las poleas por si hay alguna rotura, por lo que tal vez haya que sustituirlas.

Recuerda que los cierres enrollables requieren un mantenimiento lubricante de grasa para su buen deslizamiento, pero te cuidado, no te pases en la cantidad o acabarás atrancando el sistema, como hemos apuntado anteriormente. Si untas en exceso harás que en él se adhieran múltiples partículas de suciedad que pueden obstruir el funcionamiento. Te aconsejamos usar la grasa líquida en spray, pulverizándola cada cuatro meses para que las guías sean un buen deslizante. Si tenemos acceso al eje de la puerta conviene engrasar las poleas, pero solo debes hacerlo en la zona de rozamiento con el eje. No engrases los muelles pues no lo necesitan o adherirán suciedad y se atascarán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *